miércoles, 19 de diciembre de 2012

Tiempos tranquilos

   No se puede decir que este fin de año sea un tiempo de muchas funciones o ensayos. El otro día me preguntó un amigo: "¿Sigues trabajando en el teatro? Es que cada vez que te pregunto para salir en la semana por la noche siempre tienes libre" y me miró, desconfiado, esperando que le confirmara sus sospechas.
   Sucede que tenemos pocas funciones en general (7 en noviembre y 7 en diciembre) y la elección del espectador tiene lugar solo entre "Evita" y "La Traviata" (éxito inaudito que ha obligado a agregar fechas de representaciones a las ya establecidas). También es cierto que estamos ensayando la escena de "La condesa Mariza", una opereta de Kálmán que poco ha compuesto para el coro; por esto pocos fueron los ensayos musicales para aprendernos la parte. Los integrantes del coro son, como siempre, aristócratas que visten frac y comentan las gracias de un diálogo que posee el desparpajo y los chistes de 1926 mientras sostienen una copa de champagne: "Ah, ja, ja, qué graciosa es la señora condesa...que hilarante...esto es diversión...vamos al cabaret y bebamos hasta el amanecer...suena lleno de pasión, un sonido de csárdás...ah, es su hermana, quién lo hubiera dicho...a quién le entregas tu corazón, créeme, está muy cerca de ti".
   Luego del estreno de esta opereta tenemos que aprendernos "La novia vendida" de Bedrich Smetana (quien tampoco parecía desear componer mucho para el coro en esta obra), cuyo estreno es el 1 de junio. Hay tiempo de sobra.

   Así pasan las semanas con muchos dias libres donde me siento al piano a estudiar Beethoven y Liszt - elegí unas obras para estudiar sin saber que serían tan difíciles, ahora tengo que bailar hasta el final - , voy al gimnasio, investigo nuevos modos de alimentarme que no me depriman al verme al espejo en ropas ligeras, tonteo en internet, doy de comer a los pajaritos en mi balcón, cocino, veo series y plancho o dejo planchar al ruso de la esquina por módicos 1,30 euros por camisa.
   Además nos deben vacaciones con lo cual del 1 al 14 de enero no tendré que asistir a ningún ensayo o cantar alguna función. Hemos decidido pasar de nuevo por la capital de la república pese a las heladas temperaturas.

    Suelo protestar con más o menos razón pero en este momento carezco de la iniquidad para quejarme. 

  

2 comentarios:

starfighter dijo...

Me encantaría tener ese tiempo libre porque llevo una temporada que no paro. Disfrútalo que ya vendrán épocas de trabajo ;)

Eleuterio dijo...

Sí, lo sé Starfigther, recuerdo muy bien temporadas en las que no dábamos abasto....pero si eligen un repertorio con poco coro...